Conoce los tipos de control interno y cuál se adapta mejor a tu negocio

Publicado: 25 Oct 2019 Por: CONTPAQi

El control interno de la empresa es una pieza fundamental para alcanzar mejores resultados, evitar el derroche de recursos y enfocar los esfuerzos en las áreas y tareas estratégicas para crecer el negocio.

Si tu compañía presenta alguna o varias de las siguientes situaciones, es primordial que comiences a establecer un proceso adecuado para lograr un control interno efectivo:

  • Los equipos ejecutivos y comerciales no participan en los procesos de riesgo y control.
  • El desarrollo del sistema de control interno es visto como un objetivo final y no como un mecanismo permanente para cumplir objetivos.
  • La supervisión de los retos no es sólida.
  • Las consecuencias de posibles riesgos no son claras o son ignoradas.
  • Los riesgos y control de la contabilidad no son claros.

Ante esto, te exponemos los tres principales tipos de control interno que te ayudarán a mejorar las operaciones de tu negocio y a cuidar los recursos, esfuerzos y ambiente laboral dentro de tu empresa. Estos controles ayudan a la prevención, detección y corrección de errores y riesgos.  

Debes saber que cualquier tipo de control interno se implementa con el fin de lograr los siguientes objetivos:

  1. Proteger los activos. 
  2. Proporcionar la seguridad de los datos contables, así como verificar su precisión. 
  3. Promover la eficacia operativa. 
  4. Cumplir las políticas gerenciales.

Control interno preventivo

Este tipo de control tiene como objetivo prever riesgos de errores o fraudes; es decir, se utiliza para evitar que ocurra un evento que afecte los objetivos de la organización y ayude a prevenir la pérdida de activos. 

El primer paso para implementar un control interno preventivo es establecer la visión y misión de la empresa, acompañada de un código de conducta en el cual se pongan las reglas claras de lo que la organización espera de cada uno de sus colaboradores.

Después, se requiere definir y delimitar cada uno de los puestos de trabajo, de esa forma, se tendrán claras las responsabilidades de todos los integrantes de la compañía.

Un punto muy importante a tomar en cuenta es conocer los antecedentes de los colaboradores, proveedores y clientes, para verificar que correspondan con los valores de la empresa para  lograr relaciones a largo plazo.

La división de responsabilidades también es clave para un control preventivo. Se deben separar las funciones en diversas áreas y personas y establecer procesos operativos bien definidos.

Algo que debes considerar es contar con un software que ayude a los integrantes de tu organización a llevar los controles de sus funciones. 

Considera que existe la probabilidad que los controles preventivos fallen por lo que necesario contar con controles de detección.

 

Control interno de detección

Este tipo de control ayuda a identificar errores que no fueron cubiertos por los controles preventivos y ayudan a detectar irregularidades en conciliaciones bancarias, recuentos de inventario físico, registro de activos y el cumplimiento en las obligaciones fiscales.

La función de dicho control es detectar alguna variación significativa en los informes de las diversas áreas para que la administración pueda calcular los posibles costos y llevar a cabo una acción correctiva.

Los controles de detección pueden enfocarse en:

  • Supervisión
  • Revisión de registros
  • Auditorías de sistemas
  • Archivos comprobadores de integridad

En los procesos operativos, estas tareas de detección las puedes realizar a través de software específico, el cual podrá ponerte en alerta ante una posible falla dando paso a la aplicación de medidas correctivas para evitar daños como la pérdida de activos, recursos e incumplimiento de políticas.

 

Control interno correctivo 

Es necesario que tu negocio implemente controles correctivos para solucionar los problemas que fueron detectados cuando el control preventivo falló.

Se trata de la corrección de algo no deseado. Cuando se identifica un error o irregularidad, las actividades de control correctivo deben ofrecer soluciones y establecer nuevas medidas para evitar errores.  

Las acciones correctivas son el establecimiento de un monitoreo constante de las áreas que han resultados afectadas, con el objetivo de verificar que no se presente el mismo problema a futuro.

Algunas empresas impulsan el uso de buzones o medios de denuncia en donde los colaboradores pueden comunicar ciertas prácticas fuera de lo normal y que contravienen las políticas de la compañía.

De igual forma, la aplicación de revisiones o auditorías de sorpresa, para evitar que algún colaborador intente tapar ciertas irregularidades.

En la organización la comunicación debe ser fluida, constante y transparente para que genere confianza en todos los integrantes. 

 

Los controles ayudan a mantener una empresa organizada respecto a su información financiera y administrativa, así como en cada parte de sus operaciones; de esta manera, la competitividad y productividad del negocio aumenta. 

Te puede interesar: ¿Por qué debe importarte el control interno de tu negocio?

Toma en cuenta que ya existen software que pueden ayudarte a tener un mejor control de tus actividades, los cuales facilitarán mucho el seguimiento y cumplimiento de las normas que tu negocio implemente de acuerdo a los objetivos que persigue.

 

Topics: Gestión de tu empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueva llamada a la acción

REDES SOCIALES