Haz rendir tu capital, ¡aquí te decimos cómo!

Publicado: 26 Dec 2016 Por: Ricardo Cantillón

Como emprendedor debes pensar en el capital como el combustible que mantiene a tu negocio funcionando, así que no puedes quemar todo tu combustible en los primeros meses de vida, tienes que encontrar la manera de hacerlo rendir. Para lograrlo puedes implementar ciertas acciones que te ayuden a administrar lo mejor posible tu capital.

  1. Autofinanciamiento antes que créditos Una de las mejores maneras de hacer rendir tu capital es utilizando sólo lo que tienes, administra bien tus recursos entrantes y así no tendrás que lidiar con una aplastante deuda generada por créditos o financiamientos. Pero si en verdad necesitas un financiamiento externo, también procura su buen uso y trata de hacerlo durar al menos 18 meses. Para nutrirte más sobre este tema, dale una ojeada a este artículo.
  2. Elabora un presupuesto financiero Crea una proyección de los ingresos y egresos de tu negocio, te servirá como una guía para la toma de decisiones financieras. Para realizar esta proyección toma en cuenta lo siguiente: la oportunidad de venta de tu producto y/o servicio, tu mercado meta, la competencia directa e indirecta, el precio promedio del producto y/o servicio en el mercado, además no te olvides de los intereses, la inflación y el tipo de cambio. Debes hacer tus proyecciones para tres tipos de escenarios diferentes, ventas altas, moderadas y bajas, así estarás preparado para los posibles riesgos que puedan surgir.
  3.  Fija tus objetivos Si no quieres desperdiciar tu combustible, necesitas saber exactamente hacia dónde te diriges, para esto tienes que establecer tus objetivos y un plan específico para conseguirlos. Plantea objetivos a corto, mediano y largo plazo, además desglosa los objetivos generales en pequeñas metas o pasos que te ayuden a alcanzarlos. Toma en cuenta que los objetivos deben ser lo suficientemente ambiciosos para que representen un reto, pero al mismo tiempo realistas y acordes a tus recursos. Plantea objetivos S.M.A.R.T, haciéndote estas 5 preguntas: 
    • ¿Es lo suficientemente específico?
    •  ¿Puede medirse en forma numérica?
    •  ¿Es alcanzable para tus recursos?
    •  ¿Es relevante para tu negocio?
    • ¿Tiene un límite claro de tiempo? 
  4. Monitorea tus entradas y salidas de dinero Para mantener en orden tu capital, es necesario que estés enterado de cuánto dinero entra y sale de tu negocio. Monitorea todas estas acciones y sobre todo regístralas, no importa que tan pequeña sea, si la tienes registrada sabrás exactamente hacia donde va tu capital.
Una vez que tienes bien definidos tus objetivos, desarrolla un plan para conseguirlos y apégate a él. 

Toma en cuenta que las entradas más importantes son aquellas generadas por las ventas, pues son las que hacen a tu negocio rentable. Recuerda también que las utilidades se presentan sólo cuando se han cubierto todas las salidas de dinero, como costos, gastos de operación e inversiones.

ahorros-4

Existen algunas aplicaciones que pueden ayudarte a controlar este registro como CONTPAQi® gastos,  en las que puedes capturar las entradas y salidas del día pero, ojo, estas aplicaciones son sólo un apoyo, recuerda siempre llevar un registro oficial. En esta guía puedes encontrar más información al respecto.

  1. Gasta sólo lo necesario

Es importante examinar cada gasto para saber si en verdad es necesario o no, y así maximizar el uso de tu capital. Cuando se inicia una empresa, muchas veces se piensa que se necesitan instalaciones lujosas, el último modelo de equipos de cómputo…  esto es un gran error.

Al iniciar un negocio, primero debes enfocarte en conseguir clientes y cerrar ventas, para esto busca instalaciones y equipo que sea funcional, en vez de lujoso, pues las instalaciones por sí mismas no van a conseguir clientes.

Para gastar inteligentemente, infórmate de las deducciones fiscales que podrían ayudarte a reducir tu factura de impuestos, pero ten en cuenta que éstas funcionen como una ayuda cuando necesites comprar algo y no como un motor para realizar gastos innecesarios.

Dependiendo del giro de tu empresa, aprende a identificar los gastos necesarios, además de evitar la tentación de comprar materiales, maquinaria o cualquier otro producto sólo por ser deducible.

  1. Reconoce cuando debes invertir un poco más

Ya hablamos sobre realizar sólo los gastos necesarios, pero también es importante que sepas reconocer cuándo se debe invertir para obtener resultados, debes comprender que para generar ingresos es necesario hacer ciertas inversiones.

Quizá necesites viajar para contactar con un cliente potencial, invertir dinero para desarrollar un nuevo producto, o en marketing para atraer a las personas a tu negocio, entre otras. Es cuestión de saber discernir y elegir las inversiones que te traerán un beneficio mayor.

Por ejemplo, si se trata de realizar una actividad de la cual no tienes mucho conocimiento, es mejor que le pagues a alguien que pueda hacerla en un par de horas a que te tomes todo el día intentando hacerlo por ti mismo, así podrás concentrarte en las tareas que sí sabes realizar y serás más productivo.

  1. Pon atención a tus recursos humanos

Tus empleados y colaboradores son el motor de tu empresa, por lo que debes prestarles mucha atención. En primer lugar, determina cuál es el personal necesario para tu empresa, si vas comenzando no es indispensable tener una numerosa plantilla de empleados, sino cubrir los puestos esenciales con personas que cuenten con las habilidades y capacidades adecuadas.

Dependiendo del giro de tu empresa determina qué tareas deben realizarse y así podrás definir cuántos empleados necesitarás, además de sus funciones específicas. Toma en cuenta que algunas actividades pueden ser cubiertas por proveedores, es decir, personal que trabaja por proyectos en lugar de estar de planta en la empresa.

Al momento de contratar debes asegurarte de dos cosas: primero, que el postulante cuente con las cualidades necesarias para desempeñar el puesto y, segundo, que tú cuentes con el presupuesto para contratarlo.

  1. Determina un sueldo para ti

Una de las principales causas de fracaso de un nuevo negocio es que los emprendedores comienzan a tomar todas las ganancias para su beneficio personal.

Lo ideal para el crecimiento de una empresa es que el emprendedor se vea a sí mismo sólo como un administrador, de esta manera se otorgará un sueldo razonable, en lugar de acabar con todos los recursos de la empresa.

Para poder lograr esto, es importante que mantengas separadas tus cuentas personales y las de la empresa.

ahorros-3

  1. Dale a tus productos el valor que merecen

Muchas veces los emprendedores piensan que dando su producto a un precio muy bajo obtendrán buenos resultados o al no obtener las ventas esperadas, deciden bajar el precio de sus productos. Esto es un problema, ya que por conseguir una venta están “malbaratando” su producto.

Al hacer esto, se corre el riesgo de obtener pérdidas en lugar de ganancias, pues no se tiene en cuenta el gasto que implicó realizar ese producto y se termina vendiendo a un precio mucho menor de lo que costó producirlo.

Para que esto no pase, se debe realizar un análisis de los gastos y costos que implica la producción, que permita definir un precio adecuado que cubra los costos del producto, las inversiones del negocio y las utilidades.

  1. Haz una reserva de efectivo

Nunca se sabe cuándo puede presentarse un imprevisto, es por eso que te recomendamos que destines una cantidad de dinero específica para que cuentes con una reserva a la que puedas acudir en caso de algún problema.

ahorros

Determina una cantidad que puedas destinar a este fondo cada mes y no lo uses a menos que sea una verdadera emergencia, recuerda que los primeros años de tu negocio pueden ser un poco inestables, por lo que es recomendable tener un fondo equivalente a tres meses de gastos de producción.

Topics: Finanzas y Educación, #CuidaTuDinero, #LoMásLeído, #MejoraTuNegocio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE

REDES SOCIALES