Mi negocio no vende, ¿qué hago?

Publicado: 7 Nov 2016 Por: Ricardo Cantillón

Uno nunca espera que su negocio no funcione tan bien como lo planeamos: el éxito es la única opción, se dice. Sí, la realidad puede ser menor rosa, pero no tenemos que agobiarnos. Aunque las ganancias empiecen a disminuir, el dinero apenas alcance y las deudas crezcan no podemos perder la calma. Sólo es un mal momento que se puede superar. No tires la toalla y presta atención a los consejos que te compartimos a continuación.

 

Analiza la situación de tu negocio

En primer lugar, debes analizar todos los aspectos de tu empresa para hacer un diagnóstico y saber qué es lo que no está funcionando. Estas causas pueden ser externas —como una recesión económica, por ejemplo— pero enfócate a las internas que son las que puedes manejar:

  • ¿Tienes una estrategia que te diga hacia dónde ir, qué esperas lograr, qué problemas vas a resolver, quiénes son tus consumidores y si está bien enfocado tu negocio?
  • ¿Cuentas con el personal adecuado para tu organización y está correctamente ubicado en las diversas áreas? ¿Tus empleados se sienten contentos con la empresa y eso los impulsan a aportar más o tienen actitudes negativas que afectan al espíritu organizacional?
  • ¿Tus clientes conocen y confían en tu marca? ¿Están satisfechos con el producto o servicio que ofreces? ¿Te estás dirigiendo al público adecuado?
  • ¿Tus productos o servicios son innovadores? ¿Cuál es tu ventaja competitiva? ¿Puedes mejorar tus productos o reducir tus costos?
  • ¿Tus procesos están estructurados y facilitan el trabajo? ¿Hay alguna forma de mejorarlos?
  • ¿El negocio es rentable? ¿El flujo de dinero alcanza a cubrir los gastos? ¿Cuáles son tus deudas?

 

04-01-entrepreneur

 

Redefine tu estrategia

Ahora que sabes en qué estás fallando, es momento de redefinir tu estrategia para reforzar aquellos puntos débiles que ya encontraste. Deja muy claro cuál es tu propósito, las acciones que debes llevar a cabo para cumplirlo y la forma en la que se harán.

En este punto es muy importante tu actitud y entusiasmo, pues de esto dependen los resultados. Aprende a delegar funciones para enfocarte en que la estrategia se siga adecuadamente y poder sacar todo el plan adelante.

 

Enfócate en la innovación y mejora de tus productos

Si tu negocio y productos no se renuevan constantemente se quedarán estancados, es ahí cuando tu empresa comienza a tener problemas. No tengas miedo de probar cosas distintas y tomar riesgos.

Ya sea agregar nuevas características a tus productos, ofrecer productos que complementen a los que ya vendes o incluso innovar introduciendo cosas totalmente diferentes, pero que encajen con lo que tus clientes buscan o con el objetivo que deseas alcanzar. También puedes complementar tus productos con servicios como garantías adicionales, entrega a domicilio, servicios de instalación o mantenimiento, es decir todo aquello que facilite la vida de tus clientes y los motive a elegirte.

 

04-02-entrepreneur-canvas

 

Mejora tu servicio

Primero conoce a tus clientes y así sabrás cómo tratarlos. Interactúa con ellos para conocer sus necesidades y sobre todo para saber por qué han elegido tu marca, qué les ha parecido, si están satisfechos y, si no lo están, a qué se debe: ya que sabes esto puedes tomar medidas para corregir errores y mejorar tu servicio.

Algunas claves que debes tomar en cuenta para brindar un buen servicio son: ofrecer atención rápida y cálida, un trato amable y personalizado, contar con un ambiente agradable y comodidades, resolver las inquietudes del cliente con rapidez y buena actitud, etc.

 

Revisa y modifica tus estrategias de marketing

Necesitas tener bien claro a quién quieres llegar. Si tu idea es alcanzar a todos los clientes posibles, no llegarás a ninguno. Así que define específicamente quién es tu cliente y produce para él.

Si estás pasando por un mal momento en tu empresa, quizás pienses que no tienes dinero suficiente para invertir en marketing; por suerte, siempre puedes enfocarte en el marketing de bajo presupuesto. Utiliza todos los recursos a tu alcance.

Puedes apostar también por una completa renovación de marca, cambiar tu imagen y añadirles a tu negocio, producto, empaque y puntos de venta algo fresco e innovador que llame la atención de tus clientes.

 

Cuida tus finanzas

Como mencionza las redes socábamos antes, olvídate de lo tradicional. La opción más común sería pedir un préstamo para cubrir tus gastos, pero existen algunas herramientas que puedes probar antes de llegar a este punto.

Se trata de poner en juego recursos internos como:

  • Tomar dinero de tus ahorros personales.
  • Vender algunos de tus activos fijos para obtener dinero en efectivo inmediato.
  • Reducir los costos, mediante la reducción de gastos operacionales y la eliminación de todo tipo de gastos innecesarios. Antes que nada asegúrate que estas reducciones no comprometan la calidad de tus productos.
  • No tratar de saldar todas las deudas al mismo tiempo, enfócate en una a la vez.
  • Buscar alianzas estratégicas con socios o proveedores que ofrezcan créditos de comercio.

Es importante que no busques un crédito o préstamo antes de haber agotado estas opciones, pues de hacerlo podrías terminar con más deudas de las que ya tienes y, por supuesto, eso no  garantiza la mejora de tu negocio.

Replantea tus procesos

Revisa si es necesario reestructurar tu forma de organización y trabajo. Analiza tus procesos y los recursos con los que cuentas, así podrás probar diferentes opciones para hacerlos más eficientes.

Examina qué procesos pueden reducirse o qué personas pueden ser más productivas en otras actividades e implementa modificaciones que te ayuden a utilizar de manera inteligente tus recursos.

Aplica estrategias para aumentar tus ventas

Existen diversas estrategias que puedes poner en práctica para aumentar tus ventas, dependiendo de los objetivos o el camino que quieras seguir, te damos algunas opciones que puedes tomar en cuenta para implementarlas en tu negocio.

 

04-03-entrepreneur-store

  • Ofrece nuevos productos: está demostrado que es más fácil venderle a tus clientes que atraer clientes nuevos, así que aprovecha esta ventaja e incorpora novedades a tus productos, ya sea añadiendo características que hagan diferentes a tus productos, iniciando una venta cruzada de accesorios relacionados con lo que ofreces o incluso incorporando nuevos productos que aunque no se relacionen directamente con tu negocio, puedan potenciar tus ingresos.
  • Aumenta la frecuencia de compra: como ya dijimos es más fácil venderle a tus clientes, así que puedes centrar tus esfuerzos en aumentar su frecuencia de compra ofreciendo algún descuento o ahorro si realiza su próxima adquisición antes de determinada fecha, lanzando ofertas especiales para fechas concretas, por ejemplo.
  • Combínalas: se trata de que tu negocio tenga la capacidad de adaptarse a los cambios del mercado. Es tu oportunidad de identificar nuevos nichos en el mercado y crear o adaptar una línea de negocio para ellos.

Esperamos que estas sugerencias te ayuden a aumentar tus ventas, revisa cuáles se adaptan más a tu situación y ponlas en práctica. Tómalas como un buen mecanismo preventivo: no esperes a las crisis para hacer ajustes, la optimización es un proceso continuo. La sabiduría popular ya lo dice: más vale prevenir que lamentar.

Topics: Gestión de tu empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nueva llamada a la acción

REDES SOCIALES